martes, 27 de diciembre de 2016

De piqueta de albañil a Tomahawk II

En mis primeras publicaciones ya hace algunos años había hecho un Tomahawk que quedó colgado en el armero por ser poco práctica en el campo el pico.

Nunca me tomé tiempo de reformarlo por tener otros tomahawks que realmente eran perfectos.
Ayer cayó en mis manos otra piqueta y salió este castor devorador de madera.




La piqueta original era esta

Acá adelantado trabajo


Tuve que templar el acero porque a mi gusto estaba blando. Si hubiera sabido que tenía que meterlo a la fragua hubiera forjado la hoja con una forma diferente, pero como ya había quitado material me confirme con lo obtenido
 La verdad estoy gratamente sorprendido como una pieza de acero tan pequeña puede ser tan devastadora con el largo adecuado de cabo que le brinda un golpe terrorífico.



VIKINGO
La Muerte está tan segura de vencer,
Que nos da toda una vida de ventaja.